Publicidad

LeePubli.com

29 de junio de 2008

Se termino


Esta vez no hay palabras. Las justificaciones están de más... Perdimos el partido que no se podía perder y dejamos escapar el campeonato.
Lo cierto es que Patyunpe hizo mejor las cosas y fue un justo ganador. No tuvimos un buen partido y nos quedamos sin nada. Ahora el tiempo se encargará de cerrar las heridas, pero, por el momento, no queda otra que sensación de dolor, tristeza y bronca.
Les pido disculpas por no poder escribir, pero no estoy en condiciones de hacerlo. El partido fue demasiado intenso y no puedo hacer ni un fucking resumen de lo que paso, ya que cada recuerdo es una daga que se clva en el corazon y saca lagrimas de sangre...
Gracias a la gente que nos banco y nos seguira bancando

24 de junio de 2008

Sin Humildad ni talento nos "Robaron" un punto


A ver, todavía no se como arrancar para explicar lo que paso el sábado. Es más me sigue dando mucha bronca el solo pensar todo lo que ocurrió y lo trascendente; lo que dejo, las consecuencias. Vale aclarar que fue un encuentro vibrante desde principio a fin, que ninguno regalo nada y la tensión a cada minuto se acrecentó a niveles poco recomendables.
Sin duda la actuación estelar se la llevo el árbitro, que a esta altura del torneo y por los antecedentes cercanos, esta claro, que no le simpatizamos mucho.
El resultado final fue un 5 a 5, oh casualidad, tras cinco minutos de descuento, en donde llegó el empate ansiado por el rival, que lejos de querer ganar festejo el punto como una victoria.
Empecemos por el comienzo como diría Fontanarrosa
En la semana ya se palpitaba en el plantel una sed de victoria más de la habitual, demostrarle a este conjunto y a todos los del torneo porque estábamos para ser campeones era el objetivo; y de paso les cerrábamos la boca a las críticas que nos llovían de todos los lugares. Teníamos claro que el ambiente iba a ser hostil en los cuatro costados ya que nos tienen poca simpatía los demás equipos y me atrevo a decir que los Organizadores también.
Con esa premisa llegamos a la cancha, ya se notaba que todos los ojos estaban puestos en nuestra camiseta. Como de costumbre el encuentro arrancó tarde, para no variar.
Desde el minuto uno fuimos a buscar el partido, la obligación era ganar( pese a que sabíamos que el "partido de la comunidad" entre Las Mellizas y Patyunpe habían igualado en tres). Gracia a la presión en la mitad, pudimos concretar en la primer llegada clara; saca el arquero, la regala al medio, anticipo y me voy de frente al arco (juró que en ese momento no sabía si patear o pasar al costado), pateó un tiro razante pero atajable y milagrosamente pasa por abajo de la piernas del arquero; 1 a 0 justo y ahora que nos vengan a buscar. El trámite nos favorecia, jugábamos al ras del piso, tranquilos y muy concientes de las posiciones que ocupáramos cada uno. Tuvimos varios acercamientos al arco rival, peor ninguno se concretó. Hasta que Pablo, pudo estirar diferencias en una impecable definición digna de su categoría. En ese momento metemos e cambio obligado (me doble la rodilla solo, solo, solito) y entra Gustavo. En ese momento cambiamos drásticamente la actitud y las posiciones. A Mary le pinto jugar de arriba y Chompiras no le quedó otra que armar la defensa con Andy, que dicho sea de paso y admitido por el mismo jugo uno de sus peores primeros tiempos desde que tiene memoria (. Consecuencia lógica. descontaron tras quedar solos frente al Russo, un error de marca por no estar bien parados. Al toque vuelvo a entrar y nos empatan. A esa altura, Andy se sentaba en el banco buscando explicación o la varita mágica. Sin embargo, esto no fue lo peor, que por cierto estaba por venir. Faltaban tres minutos para el cierre de la primera mitad. Lateral para los sin humildad, la toma el 8 de espaldas al arco (que en el desarrollo del partido tuvo bastante injerencia) increíblemente dejo que me gane entre las dos lineas (léase la del lateral y la del arco) esquiva al Russo enganchando para dentro y zurdazo que Andy no puede desviar; 3 a 2 abajo y la reconcha de la lora. No paso nada interesante hasta el final, lo único raspa que te raspa todo el tiempo.
Esta de más decir que la charla del vestuario fue feroz y las críticas hacia nuestro rendimiento post ventaja fueron fulminantes.
Salimos decididos a llevarlos por delante cueste lo que cueste, a fuerza de empuje sino aparecía el fútbol. Nos encontramos con un rival más que cauteloso en su posición dentro de la cancha. Es más nos tuvieron demasiado respeto y apuntaron a la contra y a nuestra desesperación.
No dudamos un segundo en nuestra meta; monopolizamos la tenencia de la pelota, su circulación y se jugaba más en campo rival que en el nuestro. Llegamos al empate con un buen corte en la mitad de Mary, que abrió a la derecha para Gustavo, que impecablemente, coloco el balón al otro palo a media altura. Pese a la igualdad, buscamos la diferencia y a los pocos minutos llegó de los pies de Mariano, un en uñazo recto pasando la mitad del terreno, que el arquero no pudo contener. Un gol arriba y ahora más que nunca manejamos el encuentro, es cierto que pasamos sobresaltos, pero el Russo respondió con mucha entereza. A medida que corrían los minutos los sin humildad se les iba la piernita un poco demasiado. Una, dos, tres faltas, ninguna amarilla. Seguimos: pataditas por doquier a Gustavo... nada; el árbitro empezaba a sacarse la mascara Metimos el último cambio: entra Andy, más encendido y con otro semblante, por Guido, o sea, yo. A los dos minutos y tras una gran jugada de tiro libre, digna de papi-fútbol, Pablo sentenciaba una diferencia de dos goles, que a esa altura parecía sentenciar el encuentro. A partir de ese momento el juez del partido cobra el protagonismo. Faltaba un minuto y descuentan tras un rebote desafortunado en Pablo. Ya los cabezazos de parte del impresentable del 8, que demás esta decir, carece de Humildad seguro y Talento mucho más, se hacían más que evidentes, junto con las groseras infracciones cometidas a Gustavo. Todo esto era visible menos para quien las tenía que cobrar.
Juro que me moría de ganas de entrar y revolear por los aires a un par. Era obvio que buscaban una pelea para dejarnos afuera del torneo.
A todo esto el árbitro seguía como si nada, unos lentes parecían no caerles mal a esta altura , sin embargo prefirió hacer la vista gorda. En una jugada aislada en favor nuestro y ya en el minuto 23 del cotejo, Gustavo es violentamente tirado al piso y luego bruscamente golpeado en el suelo por un rival y posteriormente recibió un cabezazo de parte del 8. El resultado: roja para Gustavo, si casi increíble lo que estoy diciendo y roja para un adversario. Mientras tanto el 8 seguía impunemente transitando la cancha y se daba el lujo de seguir hablando. Un minuto después "La comunidad de amigos" y el árbitro tuvieron su recompensa: nos empataron. ese gol fue gritado más por los de afuera que por los de adentro.
Todavía quedaba para unos minutos más de adición, todavía no puedo entender con que reloj calculo este hombre. Tuvimos la chance en un penal largo que Pablo tiro a la calle y en una última jugada donde definió como un defensor.
El árbitro no tuvo más remedio que finalizar el encuentro, por miedo a que lo ganáramos de arremetida. Luego llegaron los reclamos en vano, ya que literalmente nos habían robado el partido. Sino fuera por el juez, hubiéramos obtenido los dos puntos y la filmadora se le metían en culo, pero esta claro que no se puede luchar contra todos y menos cuando te hacen ver como un villano.
No es la primera vez que ocurre desde pisamos Centenera, lo que si ansiamos es que sea la última, porque se hace difícil jugar contra seis: cinco y uno disfrazado.
De cara al próximo encuentro contra el último campeón tenemos todas las expectativas puestas en que las cosas nos salgan como pretendemos y como merecemos. En cuanto a los sin humildad, seguro los encontraremos el sábado alentando en contra nuestra y no a favor del rival, demostrando que son un pequeño equipo, con pequeños jugadores y con escasas ilusiones de campeonar. Son antagonismo a nuestro principio de confiar en lo que hay y aspirar a todo lo que se juegue.

12 de junio de 2008

Con Huevos nos perfilamos para campeón

El fútbol tiene estás cosas casi inexplicables. Que un equipo para ser campeón tenga que ganarle a todos es casi sabido. Sin embargo, en todos los campeonatos se da, que en las últimas fechas hay un partido que parece más accesible que los que restan... pero termina siendo casi una final por las circunstancias que lo rodean. Esto fue lo que paso contra Unos Huevos Así, que más preocupado por los de abajo que los de arriba de la tabla, jugó como si fuera una batalla esos cuarenta minutos. Salimos aireosos de este tremendo partido, que costo más de la cuenta, por un 6 a 4, que en el global fue merecido. En fin seis huevos sonríen mejor que uno.
Arrancamos el encuentro medios sorprendidos por la aparición de Mary, que en declaraciones previas, no iba a jugar; pero de pronto salto a la cancha con una emoción envidiable. Gustavo aún no se hacia presente y no lo podíamos esperar más. Pitazo y a mover la pelota.
Nos paramos como de costumbre buscando el arco rival, ya se notaba que no estábamos finos a la hora de los pases y las paredes. Esto posibilito que los rivales cortaran mejor y salieran jugando rápido, algo que es "made in Etiqueta". En el ida y vuelta, perdimos. Encontraron la ventaja inmerecida y se nos hizo muy difícil llegarles con chances netas. Se metieron atrás y regularon el juego a nuestra desesperación. Nos llegaron en reiteradas oportunidades que el Russo supo resolver como si fuera un arquero de verdad. De tanto ir e ir, conseguimos el empate, pero rapidamente nos embocaron otra vez. Historia repetida... pero siempre hay oportunidad de torcerla, buena jugada colectiva y otra vez empatamos. Los ánimos volvían a surgir y un "dale, dale, que lo ganamos".
Para ser que los estados de animo nos duran menos que un pedo, porque al toque vino otro de ellos y a remontar nuevamente. En ese momento empezaron a "cancherear" con la pelotita, cosa que, particularmente, no me gusto una mierda. Paraban el partido para atarse los botines, una y otra vez, tardaban horrores en hacer un lateral y cada saque de arco se tomaban una ronda de mate.... bien de equipo chico. De la linea para afuera, todos los detractores de Etiqueta festejaban cada acto de conveniencia por la "comunidad de centenera".
Como de costumbre, Pablo salvo las papas con un uñazo de derecha que entró al ángulo: INATAJABLE!!!!. Empatados nos fuimos al descanso.
Ya en la segunda etapa nos calzamos el buzo de candidatos, del primer minuto salimos a buscar la victoria que nos mantuviera como lideres junto a las Mellizas, que ya habían derrotado a La Prestichota. Todo salió acorde a como lo habíamos pensado. Se refugiaron atrás defendiendo el punto y salían de contra apostando a que dejáramos fisuras en la marca. Con Gustavo y Pablo arriba y con un Andy muy seguro abajo, pudimos sacar un gol de ventaja. Erramos infinita cantidad de goles, que hubieran sentenciado el encuentro mucho antes, pero el partido estaba destinado a ser sufrido. En una de las tantas, obtuvimos un poco de tranquilidad gracias a un tanto de Pablo. Pero todo duro nada, ya que en avance posterior achicaron la ventaja.
Quedaba nada para el final, pero cada avance rival o una equivocación nuestra, podía terminar con nuestro sueño de campeón. Todo se resolvió cuando Andy estampo el resultado final, gracias a una definición como los que saben. Seis a Cuatro y a cantarle a la concha de la hermana. Se festejo como una victoria más, pero sabemos que no lo fue. Demostramos y nos demostramos que podemos ganar aunque las circunstancias se nos presenten adversas casi todo el encuentro. Ahora hay que esperar dos semanas para la próxima final, que esta vez será a vida o muerte, porque jugamos contra un equipo en la cancha, pero varios estarán rogando que al menos nos saquen un punto.

5 de junio de 2008

Me tienen los Huevos Llenos

Nunca usamos el blog para cuestiones que no sean estrictamente del torneo. Sin embargo, y ante la cantidad de ganzadas que se están diciendo en otros blog, salgo a a aclarar un par de cosas, que me parece bueno que queden claras.
Nosotros, me refiero al plantel, jugamos los torneos para ganarlos, o sea, nuestro primer y principal objetivo es salir campeón. Y sino podemos lograrlo estar lo más cerca posible del titulo. Cada partido lo jugamos como si fuera una final y jamas sobramos a los rivales, como si lo hacen otros equipos; que cuando van ganando por una abultada diferencia "firuletean" con la pelota y hacen gala de sus habilidades, rozando el limite del buen juego con la cargada hacia el rival. En nuestro caso jugamos con la misma intensidad desde el minuto 0 al 40.
Jamas cargamos a los rivales a los que vencemos, pero si cada vez que nos derrotan recibimos burlas, gestos y demás provocaciones que nos tenemos que bancar porque ya estamos "marcados por los organizadores" como un "equipo peligroso".
Desde que comenzo el certamen nunca fuimos a ver a los equipos que pelean el campeonato con nosotros y jamas esbozamos una burla por fuera de la cancha. Pero si esto sucedió cuando empatamos los dos primeros encuentros, donde cerca del alambrado había por lo menos tres equipos rivales alentando a nuestro contrincante de turno y haciendo comentarios hacia nuestros jugadores.
Y por último, si realmente nos conocieran sabrían que adentro de la cancha nos transformamos y podemos pasarle por encima a cualquiera (sin mala leche, ni mala intención) pero una vez que suena el silbato no hay inconvenientes con ningún jugador, salvo que dentro del partido se haya comportado como una verdadera lacra.
Aclarada estas cositas,me parece oportuno decir que son los demás equipos los que nos dan demasiada trascendencia, ya que nosotros no tenemos relación más allá de algún intercambio de saludos. Hay que ponerse entonces a pensar quienes son los que realmente están buscando provocación. O será que hay alguna gente que no le caemos bien y transforman las cosas para que ETIQUETA NEGRA, tenga una imagen paupérrima para los demás.
La verdad nos afecta poco, pero si tienen algo que decirnos, por lo menos, QUE SEA DE FRENTE.